Todo lo que debemos saber sobre las caries infantiles

Cuando se tiene un niño es importante prestar especial atención a la salud bucodental, pues un gran error que suele cometerse frecuentemente es no preocuparse demasiado durante el tiempo que los niños tienen dientes de leche. Si la higiene dental y todo lo que esto implica no se cuida desde el nacimiento, los niños tienen más probabilidades de sufrir problemas dentales a lo largo de su vida.

Cuando se tiene un niño es importante prestar especial atención a la salud bucodental, pues un gran error que suele cometerse frecuentemente es no preocuparse demasiado durante el tiempo que los niños tienen dientes de leche. Si la higiene dental y todo lo que esto implica no se cuida desde el nacimiento, los niños tienen más probabilidades de sufrir problemas dentales a lo largo de su vida.

El problema aquí es que los niños no pueden cuidar de sí mismos y hay muchas personas adultas que no le prestan la adecuada atención a la salud e higiene dental, lo que significa que tampoco será la prioridad en relación a la atención que recibirá el niño en este aspecto del cuidado de su salud. Y esto no significa que sean unos padres irresponsables, esto se debe a que la odontología y el cuidado oral, siempre han sido relegados a los últimos escalones de la salud.

La desinformación y la falta de educación en relación a los problemas de salud integral que pueden producirse por no atender y ser responsable de la higiene bucodental son amplios y es necesario que se logre crear conciencia en la sociedad de la importancia de invertir en la salud bucal. Desde hace unos años, los ciudadanos españoles han empezado a comprender que la odontología es tan necesaria para tener una buena salud, como lo es ir al traumatólogo cuando se tiene un fuerte dolor articular. Es por ello que educarnos es la mejor herramienta para evitar males a futuro.

Pensando en esto, uno de los graves problemas presentes en la salud bucodental de los niños, son las caries. Según los profesionales de Belmonte Clínica Dental, la mayoría de los pacientes menores que atienden los odontopediatras van ligadas a las caries, tanto en dientes de leche como en los permanentes. Por lo que saber qué son las caries, por qué se producen, cuales son los tratamientos indicados y de qué manera prevenirlas, es fundamental para cuidar y proteger la salud bucodental de los niños.

Caries infantil, un enemigo de la salud bucodental

Antes de enfocarnos en cómo prevenir y tratar las caries, debemos saber a ciencia cierta qué son y por qué son tan perjudiciales para la salud bucodental. Podemos definir a las caries como una enfermedad multifactorial que se caracteriza por la destrucción de los tejidos duros del diente como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa dental.

Nuestro organismo posee bacterias que se encuentran de manera natural en la boca y que se alimentan de los restos de alimentos acumulados sobre la superficie de los dientes, liberando ácidos que con el tiempo destruyen las capas de los tejidos dentarios. Es por ello que la higiene bucodental es tan importante, para evitar esta destrucción de los tejidos, pues no podremos eliminar en su totalidad las bacterias.

Si las caries no son tratadas en el momento adecuado, pueden comenzar a formarse pequeñas cavidades, que con el paso del tiempo pueden hacerse más profundas, logrando llegar a capas más internas del diente. Este lento proceso es totalmente indoloro hasta el momento en que alcanza el nervio, cuando esto ocurre, los dolores pueden ser muy intensos, tanto en niños como en adultos.

En el caso de los niños, hay varios factores que los hacen más propensos a la aparición de esta patología, estos son:

  • Consumo frecuente de azúcares, tales como: zumos envasados, cereales azucarados, leche chocolatada, yogures líquidos, pan de molde, galletas, patatas envasadas, etc.
  • Alimentación nocturna frecuente sin higiene bucal, especialmente después del primer año de vida.
  • Ausencia de una correcta higiene bucal diaria, que debe ser realizada por los padres al menos hasta los 5 años.
  • Falta de flúor tópico/local, especialmente en dientes con defectos de esmalte y en dientes que acaban de salir.

Entendiendo los factores de riesgo, es importante conocer cuales son los tipos de caries que pueden presentarse en la infancia:

  • Caries asociada a hábitos de alimentación: es el tipo de caries más precoz y agresivo, suele aparecer en menores de 3 años de edad, con una típica presentación en la parte externa de los incisivos superiores, seguida de la afectación de los molares.
  • Caries en fosas y fisuras: Se trata de surcos profundos e irregulares que presentan algunos molares de leche y/o permanentes, debido al estancamiento de comida -especialmente alimentos de consistencia blanda- en esas superficies masticatorias, la limpieza se dificulta, favoreciendo la entrada de bacterias al diente.
  • Caries interdental: es un tipo de caries más tardío, se suele presentar a partir de los 4 años de edad, ya que ocurre una vez el espacio entre los molares se ha cerrado. Son lesiones que aparecen entre diente y diente, asociado a una falta de limpieza del espacio entre los dientes.
  • Caries por hipoplasia del esmalte: esta se produce gracias a defectos del esmalte dental que favorecen la entrada de bacterias a la dentina y aumentan el riesgo de caries en un niño. Estos defectos son frecuentes en caninos y segundos molares primarios.

Como podemos ver, la mayoría de los tipos de caries van ligadas a una higiene bucodental deficiente desde la primera infancia. Por ello es tan importante que los padres sepan cómo debe atenderse en cada etapa del crecimiento, de manera que puedan trabajar desde el primer momento en crear hábitos de cuidado oral en los niños.

¿Cómo se previenen las caries infantiles?

Un poco antes mencionamos que la responsabilidad de las salud bucodental de los menores -hasta cierta edad- depende enteramente de los adultos; teniendo esto en mente, es importante tomar en consideración los siguientes consejos para atender efectivamente el cuidado y la higiene dental de los niños:

  • A partir del año de edad se recomienda controlar la alimentación nocturna: esto se debe a la ausencia de saliva durante la noche que favorece el ataque bacteriano y el avance de las lesiones.
  • Evitar todo tipo de transmisión de bacterias de la saliva del cuidador a la boca del niño: cosas como limpiar el chupete con la saliva, utilizar la misma cuchara o cepillo dental, masticar la comida del niño previamente, etc. Se suelen hacer sin saber que esto transmite las bacterias y microorganismos de uno a otro y que puede producir la aparición de caries desde la infancia.
  • Cepillado dental dos veces al día con una pasta fluorada (de acuerdo al riesgo y edad): realizado por los padres hasta mínimo los 5 años de edad y supervisado posteriormente -como mínimo- hasta los 8 años.
  • Visitas precoces al odontopediatra: esto es fundamental para establecer cuanto antes el riesgo de caries y elaborar un protocolo preventivo individualizado, es decir dar pautas a los padres a seguir en casa según el caso específico.

¿Cómo se tratan las caries infantiles?

El tratamiento para atacar las caries depende de si esta afecta a la dentición definitiva (dientes permanentes) o temporal (dientes de leche), y la edad del niño, los cuales son los factores más importantes a tomar en cuenta antes de comenzar un procedimiento odontológico. En base al tipo de tratamiento elegido por el profesional, se pueden dar las siguientes situaciones:

  • Si la lesión llega al nervio y estamos ante dientes temporales se realiza una pulpotomía.
  • Si la caries no afecta al tejido nervioso del diente, se obtura mediante la aplicación de empaste.
  • Si la caries provoca un agujero grande se aplican unas coronas metálicas para mantener el espacio a la vez que se facilita la correcta masticación.
  • En los casos más avanzados en los que la infección ha provocado la destrucción de la raíz del diente se puede requerir la extracción de este.

En relación a cómo se trabajan las caries en las diferentes etapas de la infancia, podemos comentar lo siguiente:

  • En niños de 2 a 5 años: Para el tratamiento de la caries, el odontopediatra tendrá en cuenta el grado de la lesión en el diente. Ya que en los dientes de leche las caries pueden avanzar rápidamente, lo más recomendado es que ante cualquier sospecha de caries, se debe asistir al profesional para que evalúe las piezas dentales. El tratamiento de las caries infantiles en los dientes de leche puede suponer desde un empaste, hasta la realización de pulpectomía para eliminar la pulpa dañada conservando la funcionalidad de la pieza dental.
  • En niños de 6 a 12 años: El tratamiento de las caries en los niños que ya han mudado los dientes de leche es similar al que reciben los adultos. En los casos más leves, si la caries se detecta de manera precoz, es posible hacer un empaste, obturando la zona dañada con un material obturador. En los casos más avanzados en los que la infección ha provocado daño en el nervio del diente se puede requerir una endodoncia o según el nivel de destrucción de la corona, una posible extracción de la pieza.

Tener una buena salud bucodental de adultos, está directamente ligado a cómo fue tratado este aspecto durante la infancia. Es por ello que es tan necesario educarse y buscar profesionales capacitados en el área para asegurarle a nuestros hijos la mejor atención posible. Esto porque si desde pequeño tiene hábitos de higiene y cuidado oral, en su etapa adulta tendrá menos problemas dentales y bucales en general, lo que le garantizará una mejor salud integral.

 

COMPÁRTELO