Los beneficios del aceite de oliva para tu salud y la de tu familia

La dieta mediterránea, la cual recibe su nombre al ser propia de los pueblos de la cuenca del Mediterráneo, es considerada como una de las más saludables y equilibradas que existen. Y es que se le atribuyen una variedad de propiedades beneficiosas para la salud y un destacado papel en la prevención de distintas enfermedades, en gran medida gracias a la aportación del aceite de oliva.

La dieta mediterránea, la cual recibe su nombre al ser propia de los pueblos de la cuenca del Mediterráneo, es considerada como una de las más saludables y equilibradas que existen. Y es que se le atribuyen una variedad de propiedades beneficiosas para la salud y un destacado papel en la prevención de distintas enfermedades, en gran medida gracias a la aportación del aceite de oliva.

La dieta mediterránea se compone aproximadamente de 50 a 55% de calorías que provienen de los carbohidratos, principalmente complejos y ricos en fibra, un 10 a 12% de proteínas y un 30 a 35% de grasas, entre las que podemos incluir al aceite de oliva, el cual es rico en grasas monoinsaturadas.

De hecho, los beneficios que nos aporta el uso del aceite de oliva en nuestra dieta diaria son tantos,  que cada día se descubre alguno nuevo. Según un reciente estudio, se ha descubierto que el aceite de oliva también protege contra la inflamación, el estrés oxidativo y el riesgo cardiovascular provocados por el envejecimiento.

Así, los estudios científicos aportan cada vez más pruebas de las propiedades beneficiosas del aceite de oliva para nuestra salud. Hace solo unas semanas, un equipo investigadores del Departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la Universidad de Córdoba anunciaron el resultado de un estudio en el que demuestran que el aceite de oliva tiene un efecto protector contra diferentes enfermedades.

En dicha investigación se estudió cómo el aceite afecta a las proteínas plasmáticas de ratas jóvenes (6 meses) o viejas (24 meses), alimentadas a lo largo de su vida con dietas que contenían como fuente grasa aceite de oliva virgen o aceite de girasol. De esta forma comprobaron que en aquellos animales alimentados con aceite de oliva se redujeron los niveles plasmáticos de las proteínas de fase aguda (presentes en los procesos inflamatorios), en proteínas habituales en situaciones de estrés oxidativo (que ocasionan daño a las células) y las relacionadas con la coagulación sanguínea, el riesgo cardiovascular y con el metabolismo y el transporte de lípidos.

Beneficios y propiedades nutricionales del aceite de oliva

El aceite de oliva, especialmente el virgen extra, tiene una serie de propiedades y beneficios sobre nuestra salud. Nuestros amigos de Los Ángeles, distribuidores especializados en aceite de oliva, nos mencionan cuales son:

  1. Ayuda a vivir más

El aceite de oliva, además de aportar un gran sabor a muchas comidas, también ayuda a prevenir y reducir el desarrollo de muchas enfermedades. De hecho, muchos estudios demuestran que consumir aceite de oliva a diario es esencial para prevenir ciertos tipos de cáncer, ayudándonos a vivir más tiempo.

  1. Propiedades antibacterianas

Gracias a sus propiedades antibacterianas, también es particularmente eficaz contra Helicobacter pylori, un tipo de bacteria que puede causar úlceras y cáncer de estómago. De hecho, las investigaciones muestran que es eficaz contra ocho cepas de esta bacteria, tres de las cuales son resistentes a los antibióticos.

  1. Mejora la salud intestinal

El aceite de oliva mejora la salud del estómago y del aparato digestivo, y actúa como protector reduciendo el exceso de ácidos en esta parte del cuerpo. Asimismo, aumenta el PH del organismo porque favorece la absorción de calcio y magnesio.

  1. Previene la artritis

El aceite de oliva puede ayudar a reducir el dolor en las articulaciones y la hinchazón de la artritis reumatoide; aún  más si lo combinas con el consumo de pescados ricos en omega

  1. Mejora las funciones cognitivas

Los estudios han demostrado que los polifenoles, compuestos bioactivos que actúan como antioxidantes y antiinflamatorios y están presentes en el aceite de oliva, potencian el nacimiento de nuevas neuronas.

Por esto mismo, las personas que consumen mayor cantidad de grasas tienen mejor memoria, y aquellas que consumen grasas monoinsaturadas gozan de mejores funciones cognitivas, funciones metabólicas y un mayor desarrollo cerebral.

  1. Previene la diabetes tipo II

Este alimento tiene un protector contra la diabetes, gracias a sus efectos beneficiosos sobre la glucemia y la sensibilidad a la insulina, de acuerdo a un estudio publicado en la revista Diabetes Journal. Según los resultados, aquellos que consumieron la dieta mediterránea con aceite de oliva redujeron su riesgo de desarrollar diabetes tipo II en más del 40%.

  1. Mejora la salud cutánea

El aceite de oliva virgen contiene agentes antienvejecimiento, y nutrientes que combaten la osteoporosis y daños en la piel. Esto porque parece que añade una capa protectora en la piel, tanto a través del consumo y la aplicación.

  1. Previene el cáncer

Como hemos dicho anteriormente, la característica más relevante del aceite de oliva es que previene el cáncer. Esto porque los antioxidantes que se encuentran en este tipo de aceite ayudan a reducir el daño oxidativo causado por los radicales libres, que se cree que es uno de los principales orígenes de cáncer.

  1. Previene el Alzheimer

Ya que la enfermedad del Alzheimer se caracteriza por unaa acumulación de las llamadas placas beta-amiloides dentro de las células cerebrales, se demostró mediante un estudio en ratones que el aceite de oliva podría eliminar dichas placas.

  1. Ayuda a perder peso

Si de bajar de peso se trata, consumir grasas sanas puede ser beneficioso a la hora de quemar calorías, pues acelera el metabolismo. Además, expertos en este tema afirman que “una dieta rica en aceite de oliva virgen extra puede favorecer la de pérdida de peso y su mantenimiento. De hecho, las dietas bajas en grasa son menos efectivas que aquellas que contienen grasas saludables para este fin”.

  1. Mejora el sistema inmunológico

Tener un sistema inmunológico fuerte es clave para gozar de una buena salud, ya que este es el que nos ayuda a combatir virus o bacterias que podrían perjudicar a nuestro organismo. En este sentido, los antioxidantes del aceite de oliva ayudan a mejorar el sistema inmunológico y, de esta manera, prevenir enfermedades.

  1. Previene las enfermedades cardíacas

Las enfermedades cardíacas son una de las principales causas de muerte en el mundo, y el aceite de oliva ayuda a prevenirlas. Esto porque reduce significativamente el riesgo de enfermedades del corazón a través de numerosos mecanismos, por ejemplo, reduce la inflamación, mejora la función del revestimiento de los vasos sanguíneos y puede ayudar a prevenir la coagulación no deseada de la sangre.

  1. Reduce el colesterol

Además, el aceite de oliva ayuda a proteger al organismo del colesterol malo o LDL, y los fitoesteroles que contiene aumentan el HDL, lo que ayuda a balancear el colesterol; provocando, a su vez, una reducción de enfermedades cardiovasculares y arteriosclerosis.

Cómo rentabilizarlo

Ya sabemos lo múltiples beneficios de incluir el aceite de oliva en nuestra dieta, sin embargo, para sacarle el máximo provecho, hay que saber que «especialmente el virgen extra es idóneo para consumirlo en forma de aderezos para verduras y hortalizas en crudo o cocinadas, así como en preparaciones tan saludables como el tradicional sofrito de tomate y cebolla, o con el pan para un desayuno. De hecho, en el caso del sofrito, ayuda a la absorción de vitaminas liposolubles » recomiendan los expertos.

Además, dicen que su consumo «se recomienda principalmente en crudo dado su alto contenido en vitaminas y compuestos antioxidantes. Sin embargo, también es muy recomendable en cualquier preparación culinaria como los rehogados o sofritos e, incluso, en frituras. Si bien el aceite de oliva virgen extra se caracteriza por un bajo punto de humo (la temperatura a la que el aceite comienza a humear y por encima de la cual el aceite se quema). Sus compuestos antioxidantes hacen que resista más ciclos de fritura que otros aceites. Por lo que, usado correctamente, es recomendable para todas las preparaciones culinarias».

Incluso, debido a sus numerosos beneficios saludables y los requerimientos nutricionales de grasas que nuestro organismo necesita diariamente, no se recomienda que las personas con sobrepeso u obesidad lo eliminen por completo de sus dietas: «Es una grasa saludable que contribuye de forma importante a que la dieta sea variada y equilibrada y, además, agradable y apetitosa al paladar».

Más bien se recomienda que «en el caso de seguir una dieta de pérdida de peso se recomienda no superar las dos cucharadas. Hay que tener en cuenta que aunque es una grasa ‘saludable’ no deja de ser una grasa con un contenido calórico de 9kcal/g».

Vigila la cantidad que consumes y aprende a utilizarlo

En relación a las raciones recomendadas para el consumo general del aceite de oliva, la ingesta diaria recomendada por los expertos es de tres a seis raciones. Sin embargo, como dijimos anteriormente, las personas que sufran obesidad y que estén bajo tratamiento dietético deben controlarlo, y  no eliminarlo, siguiendo los consejos de su médico, que por lo general recomiendan no superar las dos cucharadas

Así, el empleo de aceite de oliva en la cocina mediterránea es fundamental, desde aderezo de ensaladas y guisos, hasta para freír patatas. En este último caso, los nutricionistas recomiendan su utilización por encima de cualquier otro aceite vegetal, ya que a altas temperaturas sigue manteniendo sus propiedades.

COMPÁRTELO