La pizarra en tiempos de coronavirus

Todos los sectores viven una época nueva por culpa del coronavirus. En algunos sectores les han cambiado la vida para mejor, en otros para mucho peor. Hoy queremos hacer un estudio de cómo ha afectado la pandemia a uno de los elementos más potentes de España, la pizarra. Hay que recordar que España exporta el 95% de su producción de pizarra: es el primer país productor del mundo de esta roca gracias a la calidad de la pizarra española y su precio competitivo, como consecuencia de los menores costos económicos derivados de la construcción y el mantenimiento de este material de larga duración.

En este caso, el sector de la pizarra ha dado a conocer los últimos datos que tiene sobre exportaciones de los primeros cinco meses del año. Es decir, justo en los de pandemia, sin incluir el pasado mes de enero. Hasta junio, en términos generales destaca el dato de un descenso del 19% en las toneladas vendidas fuera de España, en concreto 171.167 toneladas, frente a las 211.000 del mismo periodo del año anterior. Una cifra que pensamos que está muy si pensamos que durante dos meses la paralización de todos los sectores fue total. Pero hay un dato que es positivo. El precio de la tonelada ha aumentado en el 3,1%. Ha pasado de los 546 del año pasado en ese tiempo, a los 563 euros actuales.

Momentos complicados

Hay que recordar que el sector de la pizarra decidió paralizar su actividad ante los problemas que se plantean no solo en el transporte de los trabajadores, sino también con los suministros por parte de los proveedores de las empresas pizarreras e, incluso, en la salida del producto. El sector tomó una decisión unánime, consensuada previamente con los trabajadores, y decidió parar durante esos 15 días. Un tiempo que ha sido duro, pero que parece que se ha podido recuperar, gracias al trabajo previo que se había realizado en las empresas.

Por países

La venta por países también nos deja datos muy curiosos. Por ejemplo, Portugal compró en estos meses, especialmente en las semanas más duras de la pandemia, un 387% más de pizarra que en el mismo periodo del año anterior. En concreto los pizarreros españoles vendieron al país vecino 2.674 toneladas, frente a las 549 del año anterior. Un dato positivo y que hay que agradecer a nuestros vecinos. A Francia, por ejemplo, se facturó un 21% menos, más de 41,8 millones de euros. Mientras que a nuestros ‘amigos’ del Reino Unido compraron un 34% menos de pizarra. Un descenso que se suma al ya producido por el famoso brexit. Por último, Alemania mantiene el porcentaje, a la que le facturaron los mismos 15,8 millones que el año pasado en estos meses. Marruecos también compró.

Dentro del sector de la pizarra existen casos singulares como Ardoises Despagne que han sabido aguantar el tirón y seguir produciendo durante estos meses tan duros. Esta empresa familiar lleva 3 generaciones seleccionando y comercializando pizarra española  de la mejor calidad y se beneficia de una gran experiencia en este sector así como también de una profesionalidad indiscutible.

«Desde un principio optamos por la seguridad de nuestros trabajadores ante una emergencia de carácter excepcional como es esta. Entendimos que la pizarra no es un producto de primera necesidad para no ir al cierre y así lo decidimos», aseguran fuentes de la empresa.

La pizarra de esta empresa esta extraída y elaborada a partir de los mejores yacimientos y puede ser adaptada a todo tipo de aplicaciones o prescripciones. Una vez elaboradas, están listas para ser exportadas a más de 20 países, gracias a un sistema de transporte ágil y eficaz.

Características

Ya sabes que la pizarra es uno de los materiales más resistentes y estéticos, con sus sutiles variaciones de tonalidades y texturas. Con su estructura natural y sus características versátiles, la pizarra es y seguirá siendo durante generaciones una preferencia natural de arquitectos, diseñadores y constructores.

En estos tiempos cuando se habla tanto de otros sectores, es importante ver cómo empresas de las consideradas antiguas, han sabido amoldarse a esta situación. Las empresas que se dedican a la extracción y posterior instalación de la pizarra, han dado todo un ejemplo. Esto no quiere decir que no se aventuren tiempos de incertidumbre, donde solo los más fuertes serán los que aguanten el tirón. Una vez concluya la situación generada por la crisis y se recupere cierta normalidad, será el momento de hacer un análisis.

Cómo liquidar el stock de una manera sencilla

El objetivo de toda empresa es la de vender. Ya sea el producto o servicio que sea. Eso sí, hay empresas que lo de vender se convierte en una necesidad dependiendo del producto. Me explico, no es lo mismo vender carne que zapatos. Unos tienen fechas de caducidad y otros no. Esto provoca que muchas veces no podamos tener stock en nuestras tiendas. En otras ocasiones lo de mantener el stock se convierte en un quebradero de cabeza por culpa de la gran cantidad que tenemos, Hoy te vamos a contar cómo liquidar el stock de una manera sencilla, pero efectiva.

Si has comprobado que uno de los productos no se vende bien, la razón no tiene porque ser el producto. Puede ser que no estás sabiendo venderlo bien. Quizás lo hayas dejado apartado y has dado un mayor protagonismo a otros. Por eso, una cosa que puedes intentar es reposicionarlos en tu tienda. Es decir, lo tienes que hacer visible. Para ello tienes que colocarlo en un área diferente en la tienda o cambia la decoración del estante. Crea una nueva señalización de colores brillantes y reemplaza las etiquetas de precio desgastadas. EL objetivo es que sea nuevo para el cliente, que no recuerde que ya estuvo allí.  También siempre que sea posible, es recomendable devolver la mercancía al proveedor a cambio de su valor o de mercancía nueva.

Haz descuentos

Las ofertas se crearon hace muchos años para poder dar salida a esa ropa o productos que teníamos en stock. Era la mejor forma de quitártelos de encima. Pues ahora puedes hacer lo mismo pero en este caso puedes aplicar descuentos. Unas rebajas que ronden el 30% de su valor inicial. Si esto no funciona tendrás que seguir subiendo ese porcentaje. Puede ser que no ganes nada, pero por lo menos lo habrás dado salida. Si tienes una gran cantidad de mercancía de la que debes deshacerte, considera organizar un evento en toda la tienda e intenta atraer al máximo número de clientes. Tienes que darle a la imaginación y crear algo.

Vender artículos en pack

Si te lo puedes permitir en tu negocio, una buena idea es vender el excedente en artículos de pack. Puedes considerar utilizar este excedente de stock agrupando artículos complementarios y rebajar ligeramente su precio. Esto te permitirá liberar este inventario extra sin que tenga un impacto muy negativo en las ganancias. Es una estrategia inteligente teniendo en cuenta que tu ticket medio subirá y además deshacerte de exceso de artículos. Por ejemplo, puedes hacer un pack de ropa que incluya ropa deportiva para correr.

Ofrecer regalos

Está claro que no lo vamos a regalar, pero sí se puede hacer algo parecido. Si tus productos no tienen un coste unitario demasiado alto es una buena opción. Los puedes utilizar para que tus clientes se inscriban en tu lista de distribución de correo o aumenten el valor de su compra. Es decir, una promoción como “gasta más de 30 euros y te llevas de regalo una cesta para la playa”. Está claro que tienes que jugar con el precio del otro producto.

Vender a webs de liquidaciones

Un buen planteamiento sería vender este mismo producto a través de una web de ecommerce como Amazon o eBay. Aunque otra gran idea es la hacerlo en otras web especializadas en outlets que pueden ayudarte a liquidar este exceso. Una de ellas es Liquistocks. Una empresa que se dedicaba a comprar lotes de productos para después venderlos. Es tan fácil como rellenar un formulario y pasado poco tiempo te responden. Llegas a un acuerdo y de esta manera le pude dar, por fin, salida a ese stock de productos que nos estaba amargando la existencia. Son muchas las empresas que contactan para ver si están interesados en comprar lo que no vendemos.

Dónalo

Por último, si no has tenido suerte con este tipo de ventas, lo que te recomendamos es que lo dones a alguna ONG o asociación que lo necesite. Es cierto que perderemos dinero, pero seguro que ganamos gozo en nuestro corazón. De este modo, te posicionarás en el mercado como un negocio con Responsabilidad Social Corporativa. Ojo si lo miras bien, incluso puede desgravar. Si lo donas a lugares cercanos a tu barrio, seguro que eso te hace ganar popularidad entre los vecinos.

Acabas de comprobar que hay varias fórmulas para dar salida a ese stock que nos está molestando. Está claro que con un poco de ganas, todo se puede conseguir.