Los sistemas termográficos, vitales para detectar la tan temida fiebre provocada por el coronavirus

Si nos hubiesen dicho al entrar el 2020 que este iba a ser un año en el que toda nuestra realidad se iba a desmoronar para dar paso a otra completamente diferente, posiblemente habríamos tachado de loca a la persona que nos lo hubiera comentado. Nos parece lógico, porque lo que viene ocurriendo en los últimos meses es algo digno de una película de ciencia ficción. La llegada del coronavirus hasta nuestros días ha provocado un terremoto sanitario por el cual ya han fallecido decenas de miles de personas en todo el mundo y que nos ha obligado a permanecer encerrados en casa más de tres meses.

En la llegada de la nueva normalidad, estamos teniendo que asumir un montón de nuevos hábitos que nos ayuden a no contagiarnos y provocar rebrotes, algo que no se está consiguiendo teniendo en cuenta las noticias que van surgiendo cada día y que nos atemorizan cada vez un poco más. Es necesario implementar todas las medidas habidas y por haber para tratar de contener la propagación de un virus que ya hemos visto que puede llegar a ser letal y a causar estragos realmente grandes en nuestra sociedad.

El papel de la ciudadanía es fundamental en lo que tiene que ver con la contención del virus. Es algo que ya sabemos. Uno de los síntomas de la enfermedad es la fiebre. En la noticia que a continuación os enlazamos, que pertenece al portal web especializado Infosalus, se informa de por qué hay que estar ahora más atentos que nunca a si superamos los 37 grados. Y es que ese puede ser el indicador que nos haga sospechar que nos hemos contagiado. Desde luego, que los mecanismos de defensa ante la entrada de un virus en nuestro cuerpo se hayan activado (que son los que provocan la fiebre) es una señal que no podemos desoír.

La gente se pregunta: ¿entonces no podemos ir a los bares? Es evidente que, si existen síntomas como la fiebre, es mejor quedarse en casa. Si no los padecemos, podemos acudir a este tipo de lugares, pero siempre tomando todas las precauciones. Precauciones como las que se destacaban en la noticia que os dejamos a continuación, publicada en la página web oficial de Antena 3 y que fueron promulgadas por el Ministerio de Sanidad. Estas precauciones consistían en reservar mesa antes de acudir al establecimiento, lavarnos las manos con agua y jabón antes de salir de casa, mantener la distancia de seguridad en el establecimiento y apostar por espacios al aire libre y libres de humo.

Son muchas las medidas que se están tomando en muchos bares y edificios para identificar si una de las personas que los visita sufre algún síntoma de coronavirus, como lo puede ser la fiebre. Una de las medidas que parece estar triunfando es la detección de la fiebre a través de cámaras termográficas. Los profesionales de Ibertronix, que se están encargado de comercializar productos de este tipo, nos han comentado que están recibiendo una cantidad extraordinaria de pedidos en las últimas semanas.

Una buena noticia

Está claro que, si se demanda un producto como lo es un sistema de detección de fiebre como el que hemos comentado, es que la conciencia de la gente respecto al problema al que nos enfrentamos ha crecido. Y esa es una muy buena noticia, qué duda cabe. Solo si tenemos una idea de la magnitud de lo que tenemos delante, tendremos la capacidad de resolverlo. Y parece que, poco a poco, nos hemos ido dando cuenta de la magnitud del problema del coronavirus, que es bastante grande y que requiere de las aportaciones de todos y todas.

Tenemos que estar muy atentos ante la aparición de cualquier síntoma que tenga que ver con el COVID-19. Ser capaces de detectarlo rápidamente es de una importancia tremenda a la hora de evitar nuevos contagios y provocar un nuevo brote. Hay que recordar que, aunque seamos jóvenes y los efectos de la enfermedad no sean tan potentes en nosotros, podemos contagiar a las personas que nos rodean, que habitualmente son a las que más queremos. Prevenir el contagio e identificarlo rápido un ejercicio de responsabilidad y de amor.

Todavía queda bastante para poder decir que la batalla ha sido ganada. El desarrollo de una vacuna llegará, no nos cabe la menor duda, pero hasta entonces tendremos que tener mucho cuidado para evitar que sigan aumentando los casos y los rebrotes. Desde luego, si seguimos por esa línea, que a nadie le quepa la menor duda de que volveremos a estar confinados. Y más pronto que tarde. Por eso, os pedimos la máxima de las precauciones y la mayor de las fuerzas. Pronto saldremos de esta.

La formación de talento, imprescindible para el sector turístico español

Que España es un país que vive del turismo es algo que ya no sorprende a nadie. La situación geográfica en la que nos encontramos es un enclave perfecto a la hora de apostar por esta parte del mundo como lugar de vacaciones. La costa mediterránea o las Islas Canarias constituyen un lugar ideal para disfrutar del turismo de sol y playa, nuestra historia es un reclamo para hacer turismo de interior y, por si fuera poco, también tenemos varios de los sistemas montañosos más importantes de Europa para la práctica del esquí. Somos la envidia de todo el mundo.

Pero hay que tener clara una cosa: la gente no solo acude a un lugar del mundo a disfrutar de sus vacaciones a causa del sitio en el que se encuentra, sino que esa elección depende de algunas cosas más. Y una de las más importantes la constituye el capital humano de las entidades turísticas que operan en ese país o lugar de destino al que terminamos acudiendo. Sin el trabajo de las personas que trabajan para cuidar del sector turístico en Barcelona, por poner un ejemplo, la Ciudad Condal no recibiría ni una cuarta parte de las visitas que llegan cada año.

Una noticia que fue publicada en el portal web especializado Hosteltur indicaba que, en España, se rozaron los 70.000 millones de euros de facturación en el sector turístico en lo que respectaba al 2019. Como veis, se trata de una cifra espectacular y que deja más que clara la relevancia que tiene un sector como lo es este en el conjunto de la economía nacional. Decir que España no depende del turismo con estos datos es, sin lugar a dudas, una necedad. Es evidente que sí dependemos en buena medida de lo que ocurra con esta actividad.

Otra cifra también apuntala lo que acabamos de comentaos. Según lo que aseguraba una noticia que vio la luz en el portal web del diario El País, durante el año pasado fueron 84 millones de turistas los que llegaron a alguna de nuestras ciudades o municipios. Es decir, a España vinieron el doble de turistas que nuestra población total durante el 2019. Es un dato que refleja muy bien el papel que ocupa nuestro país en la escena turística internacional, en la que, por cierto, tenemos una posición privilegiada y que solo Francia es capaz de superar.

Si por algo es conocido nuestro país es por ser un lugar ideal para que cualquiera disfrute de unas más que merecidas vacaciones. Normalmente, solemos atribuir esa frase a lugares que destacar por encantos naturales como los bares o los ríos que los bañan, sus montañas… pero nos olvidamos de las personas a través de las cuales es posible fomentar el turismo de la zona. Decimos esto porque, si nuestro país ha conseguido en los últimos años unos excelentes resultados en materia turística, es también gracias al trabajo de los profesionales del sector turístico. Desde Formatic Barcelona apuntan que, de no ser por la preparación y la calidad del personal que trabaja en es este sector, sería bastante probable que los resultados de esta actividad en nuestro país no fueran tan satisfactorios.  

No nos podemos quedar solo con el presente

Coronavirus aparte, es evidente que los resultados de nuestro país en materia turística son más que satisfactorios. Pero la verdad es que tenemos que poner toda la carne en el asador no solo para disfrutar de lo que el turismo nos está reportando, sino para procurar que esas aportaciones se mantengan y mejoren de cara al futuro a largo plazo. Y es que apostar por el futuro es la mejor manera de garantizar la buena salud del turismo español.

Para ello no solo hay que apostar por la edificación de nuevas instalaciones y el descubrimiento de nuevos lugares que puedan ser llamativos para los turistas, que es lo que la mayoría piensa. También es necesario invertir en lo que tiene que ver con los recursos humanos con los que cuenta el sector turístico para implementar mejoras y conseguir avances. Porque, sin la formación de las personas, sería completamente imposible que se vieran cumplidas todas esas buenas noticias que nos está dejando el turismo en España durante los últimos años.

Es evidente que toda apuesta en materia turística irá en beneficio de la economía española. Somos una referencia mundial en este sentido y, por tanto, nadie en su sano juicio rechazaría visitar España para encontrar ese descanso que tanto se ha ganado con el paso de los meses. Es cierto que, en los momentos en los que nos encontramos, es difícil valorar cómo va a evolucionar la situación de cara a los próximos meses. Pero sí que estamos convencidos de que, cuando vuelva la normalidad absoluta, el turismo seguirá ahí como uno de los grandes baluartes de nuestro país.  

La reproducción asistida, una ciencia que mira hacia el futuro

España se ha convertido en un país de referencia en un amplio abanico de cuestiones. Si tuviéramos la oportunidad de preguntaos a todas y cada una de las personas que os disponéis a leer estas líneas, seguro que muchas pondríais como ejemplo el turismo como actividad en la que somos un verdadero líder en todo el mundo. Y no os equivocaríais en absoluto. Pero nuestro país constituye una referencia en todo el Globo por otras muchas cosas. En los párrafos que siguen, os vamos a hablar de una de ellas: la reproducción asistida.

Seguro que no es la primera vez que habéis escuchado que España es uno de los mejores países en lo que respecta a la reproducción asistida. En efecto, son muchas las noticias y los medios que así lo han apuntado. Una de ellas es la que encontramos en el portal web de Vozpópuli, en la que se indica que las clínicas especializadas en esta materia mueven alrededor de 600 millones de euros cada año, una cifra de lo más interesante y que prueba que esa potencia de la que hablamos es una realidad en nuestro país, algo que nadie se atreve a discutir en los tiempos que corren.

Pero, en este sentido, España no solo es líder a causa de los datos de facturación de las clínicas que se encargan de la reproducción asistida. España es líder por la calidad de las personas que trabajan en el sector. Así las cosas, una noticia publicada en la web de Nius Diario informaba de que nuestro país está a la cabeza en técnicas de reproducción asistida en Europa. Y es que disponer de la mejor tecnología, los mejores especialistas y una ley avanzada es clave para que se haya hecho posible todo lo que tiene que ver con este asunto.

En lo que a reproducción asistida se refiere, España no puede dormirse en los laureles sabiendo que es un país de referencia. Tiene que seguir trabajando en la consecución de mejores medios y, sobre todo, en la formación de nuevos talentos en la materia que nos perpetúen como la opción más segura. Los profesionales de Ivi Global Education, encargados de impartir un máster en lo que tiene que ver con este asunto, nos han comentado que, desde luego, hay mimbres para seguir creyendo que España vaya a ser una referencia en lo que respecta a la reproducción asistida en las próximas décadas. Y es que son muchos, y muy buenos, los profesionales que están en proceso de formación en lo que respecta a este sector.

Una necesidad que va en aumento

La verdad es que, si nos paramos a pensar, son cada vez más personas las que necesitan los servicios de las clínicas que están especializadas en técnicas de reproducción asistida. Nos encontramos en un momento en el que no solo es menos habitual tener hijos e hijas, sino que, además, cuando nos decidimos a tenerlos ya tenemos una cierta edad. Cada vez tenemos más tarde a nuestros hijos e hijas en España y eso, en muchas ocasiones, hace que sea más necesaria la reproducción asistida.

De hecho, año tras año vemos como aumenta el número de personas que nace a través de alguna técnica de reproducción asistida. Eso no es fruto de la casualidad y es evidente que responde a una evolución social que, por lo general, nos ha dado más problemas a la hora de conciliar la vida laboral y la familiar. Y es que las largas horas de trabajo, unidas al aumento de los niveles de estrés o ansiedad, ha dejado muchas consecuencias en lo que tiene que ver con la fertilidad de hombres y mujeres.

Nos gustaría pensar que ese estrés o ansiedad es algo que la sociedad va a ser capaz de eliminar con el paso de los años, pero creemos firmemente que no va a ser así y que esos problemas nos van a dar problemas, valga la redundancia, para tener descendencia. La ansiedad o el estrés hace que fecundar no sea un asunto fácil y que, además, se vaya complicando de una manera muy rápida con el paso del tiempo. Así que tener a mano la reproducción asistida siempre puede ser una buena opción.

No cabe la menor duda de que son muchas las personas que se han preocupado en los últimos años a causa de su imposibilidad para tener hijos. Las consecuencias psicológicas que una cuestión así puede suponer son muy peligrosas según apuntan los expertos. Y lo cierto es que no hay derecho a que alguien pase por algo así. Por eso, en España se sigue apostando por la reproducción asistida, también de cara al futuro con la formación de nuevos profesionales y la consecución de mejores tecnologías. Estamos seguros de que, así, el relevo generacional estará asegurado.